• 25 febrero, 2024 12:34 pm

Aún con lluvia, cientos son testigos de la pasión de Cristo en el Ojo de Agua

porRedacción

Abr 10, 2023

A pesar de las condiciones climatológicas que se mostraban en contra para la realización del tradicional vicrucis viviente del Santo Cristo del Ojo de Agua, de manera sorpresiva se llevó a cabo bajo un cielo grisáceo que los asistentes aseguraron mandó bendiciones a través de la lluvia.

Aunque el arranque estaba previsto a las 15:00 hrs de este viernes, la presencia de la lluvia retrasó el evento que mantuvo en la incertidumbre a las familias que desde temprano acudieron para estar en primera fila.

Tras una reunión del padre José Ignacio, con las autoridades de Protección Civil y la Policía Municipal, se llegó al acuerdo de realizar la representación #46 del viacrucis más grande de la región sureste de Coahuila. Un recorrido con duración de dos horas por el trayecto de 3 kilómetros que comprendía las calles aledañas al templo.

Este año, el nazareno estuvo representado por Mike Salazar, un saltillense que desde hace tres meses se comprometió con su papel dedicado a su esposa e hijas. A Jesús lo acompañaron en su andar más 200 voluntarios, distribuidos entre actores, staff y técnicos.

En el recorrido de subidas y bajadas se desarrollaron las 14 estaciones de la pasión de Cristo, una de las más emotivas para los presentes fue cuando se les invitó a participar cargando la cruz de Jesús con más de 80 kilos de peso y que en forma de manda o devoción sumó varias manos que se fueron turnando para cargarla.

El recorrido terminó en La Plaza el Mirador, en donde pasadas las seis de la tarde, cientos se aglomeraron para presenciar la muerte de Jesús. Aquel punto turístico en la ciudad se convirtió en el Monte Gólgota, donde los rayos del sol no llegaron, dando el toque melancólico que hace semejanza al momento en que Jesús murió en sacrificio por la humanidad. Desde lo lejos se pudieron observar las tres cruces que protagonizaron una de las escenas más importantes.

Minutos después, Jesús fue bajado de la Cruz, su madre empapada en llanto lo tomó en sus brazos, varios de los presentes se sumaron para cargar el cuerpo y trasladarlo al sepulcro, ubicado a un costado de la iglesia. En donde se daría fin al recorrido para continuar con las pascuas tras su resurrección.